Selección de imágenes para diseño

Versión para impresión
Tirando una foto

Cuando vayamos a seleccionar las imágenes para un proyecto de diseño gráfico, tendremos que considerar ciertos aspectos previos. Unos serán más técnicos, y otros más visuales.

Características técnicas de las imágenes

Llegaron las cámaras digitales y cambió la forma de almacenar las fotografías. Pero no sólo de fotografías vive el hombre, porque también existen otros formatos de imagen, como las ilustraciones. Aclaremos algunos conceptos...

Fotografía vs ilustración

¿Quéremos una imagen de aspecto fotorrealista, o una ilustración?

Las imágenes de tipo realista suelen ser fotografías tomadas con cámaras, aunque también se pueden recrear virtualmente con programas de 3D como 3ds Max o Maya.

Otro tipo de imágenes son las ilustraciones, como los logos o los típicos dibujos con trazo y relleno.

Imágenes de mapa de bits vs imágenes vectoriales

Las imágenes de mapa de bits son las que identificamos con las fotografías. Tienen el inconveniente de que no se pueden escalar hasta el infinito, sino hasta donde no pierden su calidad (en fotografía digital, habrá que tener en cuenta la resolución o cantidad de píxeles). Las imágenes fotográficas se suelen ajustar y manipular con Photoshop, programa con el que podemos retocarlas, recortarlas (cambiar su encuadre), y hacer collages y fotomontajes.

Las imágenes vectoriales se asocian a las ilustraciones y logos. Se realizan con programas como Illustrator o CorelDraw, y cuando se escalan no pierden calidad, porque los programas mencionados se encargan de redibujar los vectores con los que están hechos los trazos ("inventan" más segmentos cortos, que a fin de cuentas los vectores son eso, cuando incrementamos el zoom).

Imagen analógica vs digital

Hacemos referencia todo el tiempo a imágenes digitales, porque las maquetaremos con programas digitales. Si las imágenes se realizaran de la forma tradicional, digamos que de manera analógica, habrá que pasarlas a digital, escaneándolas o tirándoles una foto . Así haremos con los negativos de fotografías, o con pinturas sobre lienzo o dibujos sobre papel. Es común en algunos artistas el hecho de abocetar en papel, y luego escanear el trabajo, aunque con la llegada de las tabletas digitalizadoras se puede dibujar directamente en el ordenador.

Resolución de la imagen digital

La resolución digital de una imagen es la cantidad de píxeles que contiene (anchoxalto). A mayor cantidad de píxeles, mayor será el tamaño a la que la podremos imprimir a una calidad dada.

El mismo término de resolución suele expresar cantidad de píxeles por pulgada (ppp), y hace referencia a la calidad de impresión. No todos los trabajos se imprimirán con la misma calidad, pues no es lo mismo ver de cerca los detalles nítidos de una fotografía o de los textos pequeños, que ver desde lejos un cartel en una fachada. Simplificando el asunto, podríamos establecer 3 resoluciones características en función del tipo de trabajo:

  • calidad alta: >300 ppp. Por ejemplo, para los trabajos típicos que se envían a imprentas offset o digitales (folletos, fotos, revistas, etc.)
  • calidad media: 150 ppp. Por ejemplo, para impresiones en prensa. El papel de los periódicos absorbe tanta tinta, que se echa menos para que no rebose, por lo que las lineaturas de las tramas son menores. Antes de imprimir, el RIP ha de convertir las imágenes de pixeles a imágenes de puntos de trama. El proceso de conversión será más lento si le pasamos imágenes de pixeles más grandes de las que realmente necesitará a la hora de imprimir (ver vídeo sobre lineatura).
  • calidad baja: 72 ppp. Por ejemplo, en algunos trabajos de catelería. Además, en grandes formatos, trabajar con altas resoluciones exigiría trabajar con tamaños de archivo enormes.

En cualquier caso, cuando se va a preparar un trabajo, conviene aclarar con el impresor la resolución mínima necesaria para que el trabajo se imprima con calidad (dependerá de sus máquinas, de la tinta y del papel utilizado).

En imagen digital, un megapíxel son un millón de píxeles. Los megapíxeles de una imagen resultan pues de multiplicar los píxeles que tiene de ancho por los que tiene de alto, y dividir entre un millón.

Formatos de imagen digital

Estos son algunos de los formatos más comunes con los que trabajaremos y sus características:

  • jpg: tradicional formato utilizado en web, ya que comprime la información, generalmente con pérdida de calidad. Cuando se emplea en diseño gráfico impreso, es más importante la calidad de imagen que el peso del archivo, por lo que se guarda a la máxima calidad (menor compresión, archivo más grande). No admite transparencia, pero sí puede guardar la capa de trazado para hacer máscaras vectoriales con Photoshop.
  • png: es un formato de imagen que comprime la información sin pérdida de calidad. Además, admite canal de transparencia, por lo que resulta muy útil.
  • gif: como máximo almacena 8 bits de colores, es decir, una paleta de 256 colores, por lo que los archivos suelen ser de reducido tamaño, ideales para la web. Pero su reducida paleta de colores hace que sólo se emplee para guardar imágenes con poca variedad cromática, como los logos y algunas ilustraciones. Admite transparencia, pero ésta no es suave. En impresión no se utiliza, sólo en web, y para realizar gif animados, como las cinemagrafías.
  • tif: es el formato tradicional para enviar los archivos para impresión, que siempre se guardaba en CMYK, pero como ahora los trabajos se envían en PDF ha perdido relevancia. Admite compresión con y sin pérdida, y puede guardar capas y trazados.
  • psd: es el formato de imagen de Photoshop, programa en el que se trabaja por capas (varias imágenes superpuestas). No comprime la información, por lo que sólo se utiliza como formato de trabajo en el mencionado programa, pero generalmente no como salida final, ya que al guardar tanta información los archivos pesan mucho.
  • raw: es un formato muy interesante para retocar fotografías, ya que guarda toda la información tal y como ha sido capturada por la cámara de fotos (velocidad de apertura, obturación, sensibilidad de la película, etcétera). Como guarda tantos datos, los archivos suelen pesar bastante.
  • tga: este formato se utilizaba bastante en el mundo del vídeo. El problema es que no comprime, por lo que las secuencias de imágenes típicas del vídeo ocupan mucho espacio en el disco duro, por lo que actualmente se utilizan otros formatos (como el jpg, o el png). Admite canal alpha de transparencia, imprescindible para muchos efectos de postproducción.
  • eps: es un formato de imagen PostScript, que aunque puede albergar imágenes de mapa de bits, resulta más útil para guardar imágenes vectoriales y utilizarlo como formato de intercambio entre programas.
  • svg: en un formato de imagen vectorial muy utilizado en las páginas web (podría tener algún problema de compatibilidad con algún navegador antiguo).
  • ai: es el formato característico de Adobe Illustrator, el programa para trabajar con imágenes vectoriales.

Características visuales

En un proyecto de diseño gráfico, las imágenes tienen una función primordial: comunicar un mensaje. Por ello,  tendremos que considerar los aspectos semánticos de las imágenes, es decir, lo que éstas intentan transmitir o ilustrar. Cada imagen tiene un significado, transmite un mensaje distinto, por lo que intentaremos que este mensaje vaya en consonancia con lo que el diseño intenta comunicar.

Pero también hemos de considerar los aspectos estéticos de esas imágenes:

  • el encuadre: es muy importante que sepamos encuadrar. Con programas como Photoshop, podemos recortar una sección de la imagen y cambiar el encuadre. Podemos aprender del cine y de los planos cinematográficos.
  • el color: influye mucho en la emocionalidad. Se adaptará a la paleta de colores de nuestro diseño, o bien podemos recorrer el camino inverso, es decir, elegir nuestra paleta de colores a partir de la imagen. Pensemos en las paletas amarillo-rojo-verdosas de la película Amelie de Jean Pierre-Jeunet, o en la melancolía de los rojo-verdosos de Deseando amar de Wong Kar-wai.
  • la orientación: panorámica o portrait (retrato). En ocasiones tendremos que situar la imagen en una estrecha banda vertical u horizontal, y en estos casos, la proporción es determinante.
  • la proporción: las fotografías comerciales tienen unas medidas estándard; en el vídeo o cine, también tenemos proporciones conocidas como el 4/3 o el 16/9.
  • el espacio: podemos tener imágenes con el aire a la derecha o a la izquierda. En ocasiones podremos ponerlas en reflejo (voltearlas) con alguna herramienta como Photoshop, para que miren hacia el lado que queremos (si no contienen textos o cualquier elemento que delate este pequeño truco).

Deseando amar

Ejemplos de algunas películas:

Enlaces y referencias